– Rejuvenecimiento perioral con ácido hialurónico y/o
– Eliminación de arrugas con toxina botulínica.

Como el resto del rostro, la zona perioral sufre el deterioro de la edad. Al disminuir la elasticidad de la piel, los labios y zonas cercanas pierden volumen y los surcos se ven más marcados. Los tratamientos con prótesis dental mejoran notablemente la sonrisa, aportando el apoyo adecuado al labio superior y colocando los dientes en las condiciones más estéticas para el paciente. También la ortodoncia en adultos hace más bonita la sonrisa al alinear los dientes.

Pero las técnicas intraorales tienen un límite: no pueden resolver los cambios que provoca el envejecimiento alrededor de la boca. Por ello, allí donde no pueden llegar ni la prótesis ni la ortodoncia, llegan las técnicas de relleno labial.

Empezamos por analizar el entorno perioral para valorar las posibles mejoras. Y lo hacemos sin pretender modificar los rasgos faciales, sólo rejuvenecer determinados puntos sin que por ello se observe una modificación drástica de la forma del rostro. Es decir, queremos que nuestro paciente siga teniendo sus rasgos propios, sólo que, mejorados y rejuvenecidos.

Para ello contamos con dos armas terapéuticas importantes:

El Ácido Hialurónico (Neovelle) infiltrado en el reborde labial, y filtrum (las dos lineas que ascienden del arco de cupido hacia la nariz), pero sin realizar un relleno del bermellón del labio o hacerlo muy ligeramente.

En el caso de las arrugas que se producen en en los surcos nasogenianos y en la zona superior del labio, también podemos rellenar ligeramente con el ácido hialurónico.

Rejuvenecimiento facial - Clínica Dental Esteve Alicante
Diferentes aplicaciones del ácido hialurónico en la zona perioral.

La Toxina Botulínica es la segunda herramienta terapéutica que podemos utilizar, aunque más indicada para el tercio superior de la cara, arrugas de expresión en la frente, el entrecejo y las conocidas coloquialmente como «patas de gallo».

Tercio superior facial, zona de aplicación de la toxina botulínica.
Tercio superior facial, zona de aplicación de la toxina botulínica.

Repetimos, previamente realizamos un estudio facial y determinamos las zonas a tratar.

Es importante saber que estos tratamientos son temporales y reabsorbibles, por lo que hay que realizar retoques en periodos comprendidos entre 6-12 meses, dependiendo del caso. Los rellenos con materiales permanentes no los consideramos recomendables ya que persisten a pesar del envejecimiento y adelgazamiento del rostro con los años, lo que produciría antiestéticas prominencias del material, por tanto el tratamiento más seguro, para todos estos casos en que se pretende unas ligeras mejoras en rostros normales, es el ácido hialurónico y la toxina botulínica.

Si tienes alguna duda, deja un comentario más abajo, y si estás interesado en recibir alguno de estos tratamientos, contacta con nosotros pinchando aquí.