¿En su clínica, la primera visita y el presupuesto no son gratis?

En muchas ofertas dentales se habla de la “primera visita gratis”. La publicidad nos lo presenta como algo muy fácil y lógico, y el paciente puede pensar:

  • ¿por qué no me pueden dar un presupuesto sin más?
  • si sólo se trata de echar un vistazo y ver lo que va a costar el tratamiento
  • ¿por qué no me dicen primero lo que me va a costar el tratamiento, para que yo pueda organizarme y tomar mi decisión?

Pero, veamos… vamos a hacernos a la vez dos preguntas más:

  • ¿Qué importancia tiene la primera visita?
  • ¿Podemos elaborar un presupuesto tras un primer “vistazo” rápido?

De la respuesta que demos a ellas, se desprende el concepto que tenemos del tratamiento odontológico.

La primera visita tiene una importancia primordial para el éxito del tratamiento futuro. Es de hecho el primer acto del tratamiento, en el que el profesional debe conocer a su paciente, sus necesidades y motivaciones, así como el estado de su salud general y bucodental, todo ello para llegar a un diagnóstico y poder concluir las posibles alternativas de tratamiento, su pronóstico y el riesgo de complicaciones. Está claro que, para la toma de decisiones, son necesarias una serie de pruebas y registros, que varían según cada caso y, esto lleva su tiempo.

¿Puede hacerse esto tras un “vistazo”, por supuesto, gratuitamente?, ¿Puede entregarse un plan de trabajo con sus correspondientes gastos, si no se conoce a fondo el problema, y la mejor forma concreta, para un paciente individual, de abordarlo?

La respuesta es que no es posible, si es que nos tomamos en serio la profesión que tenemos entre manos y el servicio honesto y responsable a nuestro paciente. Necesitamos tomarnos nuestro tiempo y estudiar el problema concreto que cada persona nos trae, al venir a visitarnos. Nada más lejos de nuestra práctica que dar a todos el mismo tratamiento estandarizado, independientemente de su caso real. Nosotros lo que hacemos es estudiarlo para darle una solución individualizada, la mejor para sus circunstancias.

Por ello, tras el primer contacto, es muchas veces imprescindible emprender un estudio previo, antes de poder discutir las posibilidades de tratamiento y sus respectivos costes.

¿En qué consiste un estudio inicial?

Sin pretender ser exhaustivos, consideremos los puntos siguientes para dar una idea de lo que se necesita antes de poder entregar un plan de tratamiento y presupuesto definitivos:

Estado de Salud

  • Estado de salud
    Por medio de un cuestionario médico, repasamos el estado de los diferentes sistemas del paciente, así como la medicación que lleva. A menudo, se requiere una analítica y a veces una entrevista con un facultativo, previa a nuestra posible intervención.

Diagnóstico dental

  • Diagnóstico odontológico
    Evaluación de la enfermedad buco-dental presente, en todos sus aspectos. Lo que suele requerir una serie de radiografías, estudio de modelos y distintas mediciones y pruebas en boca.

Resultado estético

  • Estética
    Evaluación de la sonrisa y el estado de los dientes en el área estética. Registros fotográficos. A veces se necesita prefigurar el resultado con un montaje provisional de dientes en cera para poder decidir qué es lo que conviene cambiar para obtener el resultado más adecuado.

Prótesis e implantes

  • Prótesis e implantes
    Aquí el estudio de modelos y el encerado es clave. En todos los casos de falta de dientes, hay que ver con un estudio radiográfico tridimensional el volumen y densidad del hueso y decidir la mejor posición de los futuros implantes. Para ello se necesitan planchas específicas y guías quirúrgicas que ha de elaborar el laboratorio.

Ortodoncia

  • Ortodoncia
    No todos los pacientes se tratan igual. No todos los aparatos de ortodoncia son lo mismo. Hay que calcular la posición de los dientes respecto al esqueleto facial (cefalometría), medir con exactitud los espacios para decidir qué tipo de mecánica se va a seguir y si se necesitan o no extracciones, qué retención y qué estabilidad a largo plazo van a tener nuestros resultados.

Decision informada

Decisiones informadas

Por último, antes de tomar las decisiones de tratamiento, se requiere una sesión conjunta en la que se presentan los resultados del estudio previo, explicados sin tecnicismos, para que el paciente pueda entenderlos y valorarlos. Se hacen las propuestas de tratamiento más apropiadas, argumentando los pros y los contras. Nos tomamos nuestro tiempo, todo el que el paciente necesita para entender bien las propuestas.

Por último, a la luz de toda esta información, filtrada y digerida por el profesional, el paciente por sí mismo, adopta la estrategia de tratamiento que ve más conveniente. De este modo se corresponsabiliza de ella, de sus ventajas, riesgos, coste y de su mantenimiento a largo plazo.

Así es como deben hacerse las cosas en la Odontología actual. Al margen de la oleada consumista-publicitaria, Clínica Dental Esteve desea seguir manteniéndose adherida a este ideal profesional.

¿Qué opinión te merece esta entrada? ¿Crees que el estudio inicial debería de ser gratis?