¿Primera visita y presupuesto gratis en la clínica dental?

¿En su clínica, la primera visita y el presupuesto no son gratis?

En muchas ofertas dentales se habla de la “primera visita gratis”. La publicidad nos lo presenta como algo muy fácil y lógico, y el paciente puede pensar:

  • ¿por qué no me pueden dar un presupuesto sin más?
  • si sólo se trata de echar un vistazo y ver lo que va a costar el tratamiento
  • ¿por qué no me dicen primero lo que me va a costar el tratamiento, para que yo pueda organizarme y tomar mi decisión?

Pero, veamos… vamos a hacernos a la vez dos preguntas más:

  • ¿Qué importancia tiene la primera visita?
  • ¿Podemos elaborar un presupuesto tras un primer “vistazo” rápido?

De la respuesta que demos a ellas, se desprende el concepto que tenemos del tratamiento odontológico.

La primera visita tiene una importancia primordial para el éxito del tratamiento futuro. Es de hecho el primer acto del tratamiento, en el que el profesional debe conocer a su paciente, sus necesidades y motivaciones, así como el estado de su salud general y bucodental, todo ello para llegar a un diagnóstico y poder concluir las posibles alternativas de tratamiento, su pronóstico y el riesgo de complicaciones. Está claro que, para la toma de decisiones, son necesarias una serie de pruebas y registros, que varían según cada caso y, esto lleva su tiempo.

¿Puede hacerse esto tras un “vistazo”, por supuesto, gratuitamente?, ¿Puede entregarse un plan de trabajo con sus correspondientes gastos, si no se conoce a fondo el problema, y la mejor forma concreta, para un paciente individual, de abordarlo?

La respuesta es que no es posible, si es que nos tomamos en serio la profesión que tenemos entre manos y el servicio honesto y responsable a nuestro paciente. Necesitamos tomarnos nuestro tiempo y estudiar el problema concreto que cada persona nos trae, al venir a visitarnos. Nada más lejos de nuestra práctica que dar a todos el mismo tratamiento estandarizado, independientemente de su caso real. Nosotros lo que hacemos es estudiarlo para darle una solución individualizada, la mejor para sus circunstancias.

Por ello, tras el primer contacto, es muchas veces imprescindible emprender un estudio previo, antes de poder discutir las posibilidades de tratamiento y sus respectivos costes.

¿En qué consiste un estudio inicial?

Sin pretender ser exhaustivos, consideremos los puntos siguientes para dar una idea de lo que se necesita antes de poder entregar un plan de tratamiento y presupuesto definitivos:

Estado de Salud

  • Estado de salud
    Por medio de un cuestionario médico, repasamos el estado de los diferentes sistemas del paciente, así como la medicación que lleva. A menudo, se requiere una analítica y a veces una entrevista con un facultativo, previa a nuestra posible intervención.

Diagnóstico dental

  • Diagnóstico odontológico
    Evaluación de la enfermedad buco-dental presente, en todos sus aspectos. Lo que suele requerir una serie de radiografías, estudio de modelos y distintas mediciones y pruebas en boca.

Resultado estético

  • Estética
    Evaluación de la sonrisa y el estado de los dientes en el área estética. Registros fotográficos. A veces se necesita prefigurar el resultado con un montaje provisional de dientes en cera para poder decidir qué es lo que conviene cambiar para obtener el resultado más adecuado.

Prótesis e implantes

  • Prótesis e implantes
    Aquí el estudio de modelos y el encerado es clave. En todos los casos de falta de dientes, hay que ver con un estudio radiográfico tridimensional el volumen y densidad del hueso y decidir la mejor posición de los futuros implantes. Para ello se necesitan planchas específicas y guías quirúrgicas que ha de elaborar el laboratorio.

Ortodoncia

  • Ortodoncia
    No todos los pacientes se tratan igual. No todos los aparatos de ortodoncia son lo mismo. Hay que calcular la posición de los dientes respecto al esqueleto facial (cefalometría), medir con exactitud los espacios para decidir qué tipo de mecánica se va a seguir y si se necesitan o no extracciones, qué retención y qué estabilidad a largo plazo van a tener nuestros resultados.

Decision informada

Decisiones informadas

Por último, antes de tomar las decisiones de tratamiento, se requiere una sesión conjunta en la que se presentan los resultados del estudio previo, explicados sin tecnicismos, para que el paciente pueda entenderlos y valorarlos. Se hacen las propuestas de tratamiento más apropiadas, argumentando los pros y los contras. Nos tomamos nuestro tiempo, todo el que el paciente necesita para entender bien las propuestas.

Por último, a la luz de toda esta información, filtrada y digerida por el profesional, el paciente por sí mismo, adopta la estrategia de tratamiento que ve más conveniente. De este modo se corresponsabiliza de ella, de sus ventajas, riesgos, coste y de su mantenimiento a largo plazo.

Así es como deben hacerse las cosas en la Odontología actual. Al margen de la oleada consumista-publicitaria, Clínica Dental Esteve desea seguir manteniéndose adherida a este ideal profesional.

¿Qué opinión te merece esta entrada? ¿Crees que el estudio inicial debería de ser gratis?

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 pensamientos en “¿Primera visita y presupuesto gratis en la clínica dental?

  1. Avataranonimo

    lo que son es un ladrones mi dentista de argentina no me cobra la visita ni el presupuesto y me y gusta ya el tratamiento y el trato es perfecto y el precio no es nada barato pero no me importa por que es muy bueno y asi me puedo organizarme acá en España fui a barias clínicas dentales donde me querían arregla carias que no tenia son unos ladrones y estafadores por que despues que te sientas en la silla intentan sacarte todo el dinero que puedan me quisieron hacer una radiografía panorámica nueva cuando avía echo una a menos de tres meses y me decían que no servia por que no la avían hecho ellos vamos hombres

    1. Lino EsteveLino Esteve

      Le recomendaría volviera a leer el tema y a continuación su post, con un esfuerzo de atención razonable. Puede que así consiga situarse más allá de los prejuicios y sacar alguna conclusión útil. Si no es así, no puedo hacer otra cosa que lamentarlo.

  2. AvatarArnaldo

    Me parece muy bien y respetable todas aquellas clínicas dentales que decidan cobrar el presupuesto con los argumentos que mejor le parezcan, pero yo me quedo con aquella que me dan un presupuesto ¨GRATIS¨ y se toman el tiempo para que las partes se conozcan y que el paciente que es el que va a pagar, pueda tomar la mejor decisión posible, valorando la parte económica y al profesional que le va atender… por fortuna hoy la competencia es feroz y se puede tocar muchas puertas antes de tomar una decisión… ¡Cualquier precaución que se tome al entrar a cualquiera clínica dental hoy en dia es poca! No estaría mal que cada clínica pusiera un cartel a la entrada que dijera, va a entrar USTED a una zona de alto peligro!.. Ahí queda eso. VIVAN LOS PRESUPUESTOS GRATIS. Algun riesgo tendrá que correr la clínica, digo yo.

    1. AvatarLino Esteve Colomina

      No tiene por qué ser raro que te cobren los registros iniciales para estudiar tu caso. Cuidado, Arnaldo, con los presupuestos gratis. Un presupuesto bien hecho, requiere un estudio completo, y una larga conversación con el paciente para tomar una serie de importantes decisiones conjuntas antes de iniciar el tratamiento. Todo eso «no cae del cielo». Una cosa bien hecha en el mercado libre, no puede ser gratuita. Casi diría yo que el estudio inicial, y el consiguiente acuerdo, son la parte más importante del tratamiento. El «presupuesto gratis», al final puede salir muy caro!

  3. AvatarMaria

    Hoy por hoy, el CONOCIMIENTO está completamente infravalorado. Un dentista que está toda la vida formándose, que está empleando tiempo y dinero en actualizarse y en aprender las mejores técnicas de tratamiento para ofrecer el mejor trato y tratamiento a sus pacientes, está condenado a ser considerado abusivo por cobrar la primera visita, que por cierto, es la más importante, ya que de ahí parte el comienzo de una relación que puede terminar en una mejora de la salud de un paciente, o en la más absoluta de las tragedias.

    Sii es por materiales empleados, usamos guantes, mascarilla, material embolsado estéril, el local, la luz, y hasta el aire que tenemos que soplar para quitar la saliva y la comida de entre los dientes de quienes, con mucho tiento, han decidido ni siquiera lavarse la boca antes de acudir a consulta. ¿Eso no se valora? Hay cosas que no están pagadas.

    Que muy segura estoy de que si el jefe de un camarero, o peluquera, o electricista, le dijera que tiene que ir a trabajar, pero que la primera media hora jamás la va a cobrar. Y no una vez, sino día tras día con cada uno de sus clientes, durante el resto de su vida… lejos lo iba a mandar.

    No se cuantos pacientes habré atendido en siete años de profesión… ni tampoco el cálculo exacto del dinero que he empleado en cursos (valgame dios, prefiero ni saberlo)… Pero os puedo asegurar que si estuvierais en la situación en la que estamos muchos, vuestras opiniones no serían tan rotundas…

    Y lo peor de todo… Es que a muchos nos gusta tanto está profesión… Que hasta esa primera visita gratis la atendemos con la mayor de las sonrisas.

    1. Lino Esteve ColominaLino Esteve Colomina Autor

      Totalmente de acuerdo. Sólo la actual ola de mercantilismo que asola nuestra profesión justifica que el estudio inicial tenga que darse de modo gratuito. Lo de «primera visita gratis» es un reclamo publicitario más. Los profesionales no deberíamos entrar en ese envite de las clínicas low-cost. Con el tiempo, el paciente irá siendo capaz de distinguir los dos enfoques.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.