Volvemos con la dieta y la salud oral.

En nuestra última entrada hablábamos sobre la dieta mediterránea y su relación con las encías.

En esta entrada os vamos a hablar de lo mismo, pero desde otra perspectiva.

En este caso, no se habla expresamente de la Dieta Mediterránea. Los participantes del estudio que os presento, fueron divididos en 4 grupos según dos tipos de dietas principales (Omnívora y Semi-Vegetariana) y según dos tipos de macronutrientes fundamentales: las grasas y los carbohidratos.

Los participantes recibían 7 comidas diarias y se clasificaban en 4 tipos de dietas:

  • Dieta omnívora con mayor ingesta de alimentos grasos y menor en carbohidratos.
  • Dieta omnívora con mayor ingesta de carbohidratos y menor de alimentos grasos.
  • Dieta semi-vegetariana con mayor ingesta de alimentos grasos y menor en carbohidratos.
  • Dieta semi-vegetariana con mayor ingesta de carbohidratos y menor de alimentos grasos.

Las comidas que recibían era a base de un desayuno, dos piezas de fruta, un snack en barrita, dos comidas principales calientes y un aperitivo (ensalada, queso y galletas o tortitas de avena y bayas).

Foto de Karolina Grabowska en Pexels

Antes de empezar el estudio y 4 semanas después de comer una dieta u otra, se les hicieron las exploraciones orales pertinentes que permitieron monitorizar la salud de las encías de cada participante.

Hay que puntualizar que el rango de edad de los pacientes que entraron en el estudio es de 65 a 75 años y que sólo participaron 67 individuos.

Esto es importante, porque es un rango de edad muy concreto y no es un grupo muy grande. Las conclusiones deben por lo tanto considerarse en un nivel de evidencia incipiente todavía.

Encontraron que los pacientes que habían pertenecían al grupo de la dieta semi-vegetariana con mayor ingesta de alimentos grasos y menor en carbohidratos, presentaban unos índices de salud periodontal mayor que los demás grupos.

En otra entrada anterior, ya hablamos de las grasas, los hidratos y la importancia de los etiquetados.

A grosso modo, lo que ya sabemos que le viene bien al cuerpo: muchas fruta y verdura, grasas buenas y pocos carbohidratos.

.